Toros por las Angustias

fandi

Las autoridades taurinas de la ciudad plantean recuperar la Feria de la Virgen de las Angustias. ¡Por las barbas de Frascuelo, que era hirsuto! Y nada de novilladas, como otros años, sino corridas de toros bravos.

Se cumplirá el nonagésimo segundo aniversario de la plaza, que se inauguró precisamente el domingo 30 de septiembre de 1928 con una corrida en honor de la Patrona y con el histórico diestro Cagancho de segundo en el cartel. Quedó éste en su primer toro igual que en Almagro, porque era su costumbre cuando no le tocaban buenos astados en suerte. Por fortuna, ni la afición quemó la plaza ni de aquello salió un refrán. Dijo El Defensor de Granda que la unanimidad del público que silbaba sus malas formas era «aterradora». La crónica taurina es siempre descarnada y ataca sin rodeos; hoy es la última trinchera de muchos adjetivos olvidados. «Un bajonazo, con todo descaro, a la tabla del cuello, y la silba toma proporciones de ciclón. La indecisión y el miedo del espada son bien notorias», sigue el plumilla, que termina afirmando que hubo una «pita que se oye en Sevilla». En fin, Cagancho dio «un mitin de los suyos». Como Morante, pensará alguno.

Este año, el domingo de la procesión es día 27, así que en tal día pretenden que sea la fiesta. Suenan los nombres de Enrique Ponce, Fandi y Roca Rey. Suena muy bien, aunque la farándula que acompañará al primero no ayude, como nunca ha ayudado, a enlucir la jornada con la sobriedad que gusta al amante de los toros.

Buena noticia, en general, que la Monumental de Frascuelo no vaya a cerrar el año en blanco.

[Número 3 – 15 de julio de 2020 – página 3]