Granada en ‘La víspera de nuestro tiempo’

La víspera de nuestro tiempo fue un programa de TVE2 dirigido por Jesús Fernández Santos entre 1967 y 1969 en el que recorrían algunas ciudades españolas siguiendo la obra de autores oriundos de esa tierra. Así, emitieron La Mancha de Cervantes, Pamplona en Hemingway, La Valencia de Blasco Ibáñez o Elogio y nostalgia de Toledo, de la mano de Gregorio Marañón.

Sin embargo, los archivos de TVE no tienen una copia del programa (o, al menos, no la muestran) que más interesa a Alcaicería, que es el de Granada sobre textos de Federico García Lorca. Por suerte, según da noticia el periódico Ideal, el granadino Manuel M. Mateo ha recuperado una copia y la puesto a disposición del común de los mortales en YouTube:

¡Bendita sea la iniciativa individual, que saca del corruptor olvido nuestras reliquias! Porque este video es una de ellas, no dude el lector receloso de hipérboles chovinistas. En él se ve una ciudad distinta a la de hoy, pero sólo porque estaba más joven y al natural; no tenía el pelo cardado con horribles edificios modernistas ni los pegotes de maquillaje del asfalto, sus ropas eran ligeras porque no imperaba la prisa de hoy y no llevaba pesados abalorios para atraer a los turistas.

Como bien recuerda el locutor en el video, decía Federico García Lorca que «las creaciones justas de Granada son el camarín y el mirador de bellas y reducidas proporciones. Así como el jardín pequeño y la estatua chica». En la misma conferencia a la que pertenece la cita, en la que reivindicó a Soto de Rojas (Granada, paraíso cerrado para muchos), Federico declaró que «por eso la estética genuinamente granadina es la estética del diminutivo, la estética de las cosas diminutas».

Las imágenes que regala el documental son casi innumerables. Las costumbristas de la Plaza Larga y de la de Bibrrambla, la Vega aún vergel, el Carlos V sin techar, la casa de paso del Albaicín,… Casi es más corto decir qué toma no es evocadora. Para nosotros, la más sugestivo es la del agricultor cantando el romance El mimbrero, testimonio sonoro de la primordial aridez castellana de Granada.