Soleá Morente: Lo que te falta

La madurez llega de golpe o se va confirmando poco a poco. Con Soleá ha pasado un poco de las dos, porque ha ido dando pruebas de la consolidación de su estilo a lo largo de meses con las canciones a cuentagotas, como si fueran fruto de condensación, y un día llega y te las suelta todas de sopetón en Lo que te falta, que es ya solidez rocosa. No digo plúmbea porque de plomo eran los libros del Sacromonte y ella, que es más de estirpe albaicinera, tiene poco de falsificación. Al contrario, porque lo que no es tradición es plagio y su disco es flamenco, cómo no, pero es también rock y rumba y granaína y bolero y mil palos más; en definitiva, un disco muy Morente y menos arrugao -si algo significa en música- que anteriores composiciones.

solea

Pasan por sus canciones José Bonaparte, sus hermanos Kiki y Estrella, Jota, La Estrella de David, La Bien Querida, Delafé, Las Negris, Muchachito Bombo Infierno… Y todos cumplen la función del acompañante, sin robar protagonismo.

Si, como dijo Alaska, el pop es la sociedad de consumo convertida en arte, Lo que te falta está muy alejado de él. Coges con miedo «Coca-Cola» y te encuentras con frescura rumbera, pegadiza y firme, nada que ver con las tragantonas de flamenco de consumo que hoy copan cada rincón musical.

Cierra el disco cantando que «gitanita como yo / no las vas a encontrar / así se vuelva gitana / toita la humanidad». Quién quiere rosalías teniendo esto.

[Número 2 – 30 de junio de 2020 – página 2]